logologo-en
UN-Emblem

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sol Linowitz

Marzo 2013.

El presidente electo Jimmy Carter comisionó a un enviado especial, conocedor de asuntos internacionales para identificar los problemas de los países latinoamericanos. Su nombre: Sol Linowitz. Su informe a Carter fue exhaustivo, expuso los problemas de cada país, pero le advirtió que numerosos representantes de gobiernos habían mencionado uno que requería especial atención: el del Canal de Panamá.

 

Carter le pidió que actuara como negociador, a lo que Sol Linowitz respondió que no podía porque en septiembre debía reincorporarse a sus quehaceres habituales de trabajo y para eso sólo quedaban seis meses. Sin embargo, con la promesa de Carter de que el asunto tendría prioridad y que se solucionaría en breve plazo, Linowitz aceptó.

 

Los negociadores panameños lo recuerdan como un hombre caballeroso, siempre atento a conocer los pormenores de los planteamientos de su contraparte y, sobre todo sincero. En no pocas ocasiones les advirtió que, aunque compartía sus puntos de vista, habría problemas con el Congreso de Estados Unidos (como en efecto los hubo).

 

Sol Linowitz fue un gran latinoamericanista, que se preocupó por la justicia en la región y en cambiar la política de su país hacia sus vecinos del sur, por una de respeto y cooperación en lugar de una de imposición y fuerza.

 

Aunque en vida le tributó honores, Panamá estará para siempre en deuda con Sol Linowitz. En poco más de siete meses de la Administración Carter –7 de septiembre de 1977—ya estaba firmado el tratado que le reconoció la soberanía a Panamá, estableció la devolución del canal y señaló el final de la presencia militar para el 31 de diciembre de 1999.

 

Estados Unidos honró el compromiso y hoy Panamá administra con eficiencia y seguridad el Canal, en parte gracias a hombres como Carter y Linowitz que creyeron en la capacidad de los panameños para hacerlo, pero sobre todo, creyeron en la justicia.

 

© 2010 Permanent Mission of Panama to the United Nations