logologo-en
UN-Emblem

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Informe de la Reunión del Consejo Económico y Social sobre la Coperación Internacional en cuestiones Tributarias.

15 de Marzo de 2012.

Ralator: Mary Morgan Moss

Se lanzó oficialmente el modelo de Convención de Doble Tributación de las Naciones Unidas entre los países adelantados y los países en desarrollo.

En términos generales este modelo tiende a preservar mayores derechos a los países donde se hace la inversión y le da a los países en desarrollo mas derechos tributarios en las ganancias generadas por la inversión extranjera en el país.. El modelo de la OECD favorece la retención de mayores derechos de tributación al país del inversionista. El modelo de Naciones Unidas alienta la inversión aumentando las ganancias para un desarrollo sostenible. Con este fin busca un compromiso entre el impuesto del país donde se hace la inversión, y el impuesto del pais del inversionista. La Convención de las Naciones Unidas no es vinculante y les permite a los países escoger los elementos  que mejor se adapten  a sus necesidades nacionales.

Si bien cada país es responsable de su propio sistema fiscal, la composición universal y la legitimidad de las Naciones Unidas pueden ayudar a una mayor cooperación internacional en cuestiones de tributación, lo que favorecería tanto a los países en desarrollo como a los desarrollados. Hay que recordar que la mayoría de los países miembros de las Naciones Unidas no son miembros de la OCDE ni del Grupo de los 20.

 Se promovió el Convenio de asistencia administrativa mutua en asuntos fiscales y se pidió el apoyo en el intercambio de información sobre casos de fraude fiscal internacional. Se pidió además que se incluyeran cláusulas en la búsqueda de tratados mas favorables en los tratados entre los países del Grupo de los 20 y los países en desarrollo. También solicitaron a las organizaciones internacionales que asesoraran a los dirigentes del Grupo de los 20 sobre la manera de aumentar la transparencia en las operaciones de las empresas multinacionales en países en desarrollo, y a estas empresas las alentaron a proporcionar la información necesaria y pertinente a los países en desarrollo en los que realizan actividades.

Únicamente si se logra la igualdad de condiciones se podrá considerar verdaderamente global la cooperación en cuestiones de tributación. A tal fin, la labor de las Naciones Unidas en cuestiones de tributación debería proporcionar un papel de liderazgo en esferas en las que existan carencias, inclusive en lo que respecta a la voz y la participación de los países en desarrollo.

Está pendiente de la aprobación del Consejo de la OCDE otorgar a la Secretaria  de las Naciones Unidas la condición de observadora en su Comité de Asuntos Fiscales.

© 2010 Misión Permanente de Panamá ante las Naciones Unidas